jueves, 19 de diciembre de 2013

La fauna de la cueva de La Pileta en Benaoján. Provincia de Málaga ( I )


INTRODUCCIÓN.-


La cueva de La Pileta es una conocida cavidad situada en el término municipal de Benaoján, pueblo situado cerca de Ronda y en la serranía de su mismo nombre; más concretamente, se localiza en el karst de Líbar, sierra que separa la provincia de Málaga de la de Cádiz. La boca, por la que se accede normalmente al interior de la misma para efectuar la visita, se abre a una altitud de 711 metros sobre el nivel del mar siendo las coordenadas de la misma las siguientes: 30S 0297275 UTM 4063225 o bien esta  36º 41.549 latitud norte y 5º 16.137 longitud oeste. El desarrollo total topográfico es de 2.300 metros.

Esta cavidad fue descubierta por José Bullón Lobato en 1905; él fue el primero en acceder al interior de la misma con la idea de conseguir guano de murciélago o murcielaguina para abonar sus campos. También fue el primero en descubrir las pinturas y grabados que hoy podemos contemplar. En 1909, un coronel británico que residía en Gibraltar, Willonghby Vernet, se encontraba recorriendo la Serranía de Ronda y por unos lugareños supo de la existencia de la misma; al visitarla quedó maravillado de lo que vio allí, dándola a conocer en un artículo que publicó en las páginas del Saturday Review, lo que atrajo la atención de prehistoriadores como Breuil y Hugo Obermaier. En la fotografía de abajo podemos ver la boca de la conocida como Sima de las Grajas; se trata de la entrada primitiva por donde se descubrió la cavidad y se accedió por primera vez a ella.





PREHISTORIADORES Y BIOESPELEÓLOGOS.-

La cueva de La Pileta ha atraído desde el principio para su estudio a los mejores prehistoriadores; esto ha sido así desde los tiempos de Breuil y Obermaier, a principios del siglo XX. Por eso no es raro que los primeros recolectores de fauna cavernícola en esta cavidad fueran precisamente ellos; en este sentido merece mencionarse las capturas de algunos invertebrados llevado a cabo por el abate Breuil a principios del pasado siglo y que fueron estudiados por el profesor Jeannel.

En los "Archivos de Zoología Experimental y General" de fecha 15 de Octubre de 1918, publicación fundada por Henri de Lacaze-Duthiers, bajo la dirección de G. Pruvot y E. Racovitza, en el Tomo número 57 fascículo número 3, podemos leer unos estudios sobre invertebrados cavernícolas, y que habían sido publicados en Bioespeleológica en su número 39, y de los que eran autores R. Jeannel y E. Racovitza; en esta publicación se enumeran las grutas de Andalucía visitadas desde 1913 a 1917 y se mencionan los cavernícolas recolectados en ella y en concreto en la cueva de La Pileta.

En esta publicación se recoge una nota firmada por Breuil que hace referencia a una segunda exploración efectuada en esta cavidad el 27 de Febrero de 1914; durante ella se recolectaron coleópteros, miriápodos y arácnidos; según Breuil se observaron algunos Sphodrinos que se encontraban debajo de las piedras al pié de la escalera de descenso en una zona más iluminada. Los Sphodrinos son unos coleópteros carábidos que se encuentran a caballo entre los pterostíquidos y los platínidos; según Achille Cásale ( Revisione de los Sphodrine, Coleóptero, Carabidae, Sphodrini, 1988), son representantes de la subtribu Sphodrinae y presentan una gran diversidad y complejidad taxonómica.

Breuil comenta que en la base de los pozos, entre los conos de derrubio, ha podido coger después de una búsqueda prolongada un ejemplar de Trechus breuili; dice también que la sala arcillosa situada al fondo en la que en 1912 había localizado el Trechus y recolectado un ejemplar de Ceuthosphodrus ledereri ( también en otras publicaciones aparece como Ceuthosphodrus lederi), que esa sala estaba en Febrero de 1914 ocupada por un lago. Aunque Breuil no dice el lugar de la cavidad, por los datos que da creo que se refiere al sector de la cueva conocido como la sima de Las Grajas y en concreto en dos lugares: el cono de derrubios situado al fondo de esta sima y el Lago de Arcilla, donde yo he podido comprobar la presencia de coleópteros aunque no puedo precisar más al no haber procedido a la captura de ninguno de ellos.






En Miscelánea Zoológica, publicación editada por el Museo de Zoología de Barcelona bajo los auspicios del Instituto Municipal de Ciencias Naturales perteneciente al Excmo. Ayuntamiento de esta ciudad, en el volumen IV, en su fascículo I (año 1977), aparece un trabajo con el título "Diplópodos cavernícolas nuevos y poco conocidos de España recolectados por A. Lagar. Descripoción de tres géneros nuevos". Este trabajo está firmado por J.P Mauriés y M.C Vicente (Laboratorio de Zoología - Artrópodos del Museo Nacional de Historia Natural de París y Universidad Autónoma de Barcelona. Departamento de Zoología). Ángel Lagar, como responsable de la Sección de Investigaciones y Recuperaciones Espeleológicas (S.I.R.E) había entregado para su estudio los diplópodos que habían recolectado él y otros miembros de este grupo de espeleología en diferentes cavidades españolas, sobre todo en Cataluña; de entre todas las especies y subespecies recolectadas (26) ocho (8) eran nuevas para la ciencia. En este trabajo se describe una localizada en la cueva de La Pileta, el Glomeris (Stenopleuromeris) albida (Mauriés y Vicente, Recol.: A. Gil, 21-II-1970). Se trataba de un ejemplar macho, que tenía una longitud de 9mm, siendo su coloración blancuzca, sin trazos de pigmentos y las superficie de los terguitos (a partir del tercero) fina y densamente poblada.

Aunque en esta publicación no se citan por no ser diplópodos, también se han recolectado y clasificado tres especies de miriápodos quilópodos en La Pileta. Son estas:

1.- Lithobius andalusicus n. sp.: Especie descubierta en esta cavidad. Descripción Eugenio Ortiz, Boletín de la Real Sociedad Española de Historia Natural., 66: 101-104, 1968.
2.- Meinertophilus superbus (Meinert 1870). Recol.: H. Breuil, 15-IV-1912. Catalogado por H. Ribaut en 1915.
3.- Cryptops (Trigonocryptops) longicornis (Ribaut, 1915): Especie descubierta en esta cavidad. Recol.: H. Breuil, 15-IV-1912






Hacia mediados del siglo pasado, tenemos las campañas llevadas a cabo por J. Mateu y A. Cobos, miembros del Instituto de aclimatación de Almería, a los que acompañaron especialistas como Vandel, Coiffait, Negre y otros, que vinieron a Andalucía para estudiar la fauna cavernícola no sólo de La Pileta sino también también de otras cavidades. Mateu publica un trabajo bajo el título "Revisión de los Ceuthosphodrus cavernícolas de la Península Ibérica"; en este trabajo se hace una revisión de estos coleópteros. En concreto, y en relación a la cueva de La Pileta, cita al Ceuthosphodrus ledereri; según Mateu este coleóptero no sólo se encuentra en esta cavidad, citando su presencia en otras de la Serranía de Ronda como la sima de Las Palomas, la cueva de Juan Parra, la cueva del Rajete y otras. Según Mateu, la especie es bastante polimorfa y se suele localizar debajo de las piedras en los sitios húmedos y ricos en guano de murciélago y grajas.